La industria europea del automóvil está intranquila

La industria del automóvil es una de las principales fuerzas de la economía del viejo continente. En España es un 10% del PIB y un 17% de las exportaciones. En un país tan importante como Alemania la proporción baja a un porcentaje inferior al 5%, aunque el peso en las exportaciones es parecido al español y es sobre 1/5 de toda la industria alemana.

Esta industria parece que puede verse superada por la competencia de los países asiáticos y estadounidense. Hace pocos días pudimos ver una noticia en la que Alemania ofrecía un subsidio de 4.000 euros al comprar un coche eléctrico o 3.000 euros dependiendo del tipo de híbrido. Mil millones de euros se destinarán a promocionar, tanto los nuevos vehículos como a la creación de una red de estaciones para recargar las baterías. Podría parecer casual después del anuncio del interesante nuevo modelo de Tesla, el Model 3. Aunque pueda parecer retorcido, los lobbies alemanes han estado luchando mucho tiempo por tener una ayuda de este tipo, siendo el modelo americano el que ha hecho salta la voz de alarma.

El factor clave van a ser las baterías, si las baterías mejoran Tesla va a triunfar. La buena aceptación que ha tenido entre el público su futuro lanzamiento, puede que haya supuesto un punto de inflexión a la hora de desarrollarse de manera decidida el coche eléctrico. La industria deberá invertir más recursos en el desarrollo de las baterías. Cuanta más inversión exista, mayor evolución habrá.

Sabedores de la importancia de las baterías, las ayudas no solo irán destinadas a que se compren vehículos, también se va a promocionar el I+D a fin de buscar la próxima generación de baterías y que este tipo de tecnología se quede en Alemania. En estos próximos años quizás se juegue el futuro del automóvil en Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *