5 trucos para solucionar los goteos en el grifo

En época de crisis, hay que buscar soluciones rentables. Si tienes un goteo en el grifo, además de gastar agua y aguantar el sonido molesto que provoca, hay que sacar al manitas que llevas dentro. La primera opción sería llamar a un fontanero cómo por ejemplo: fontanerosantcugat.es pero también podrías solucionar tú mismo el problema y ahorrarte un fontanero en tan sólo cinco sencillos pasos:

1. Identifica la causa de la avería. Lo primero que hay hacer es comprobar el origen del goteo. Uno de los problemas más comunes y más fácil de arreglar es que la junta de cierre esté estropeada.

2. Verifica el tipo de grifo. Si tienes un grifo para agua fría y otro para agua caliente, que hay que girarlos en el sentido del reloj, hablamos de un grifo tradicional. No obstante, si tu grifo se abre y se cierra al levantar una palanca, que se gira para agua fría y caliente, tienes instalado un grifo de cerámica.

3. Antes de empezar a arreglar el problema, cierra la llave de paso del agua, para evitar que se produzca cualquier escape.

4. Desmonta el grifo, con mucho cuidado, teniendo en cuenta el órden en el que has quitado los tornillos.

5. Revisa todas las piezas. Hay que asegurarse que los tornillos están bien, que no haya ninguna pieza rota en la parte inferior del grifo y que la goma del mismo esté en buen estado, ya que con el tiempo se suele desgastar. En un grifo monomando, normalmente instalado en las cocinas, el goteo está provocado por el aflojamiento de los tornillos, debido al uso. Si te encuentras con alguna pieza deteriorada, puedes ir a buscar el repuesto en alguna ferretería y cambiarla con la ayuda de una llave inglesa. Una vez tengas el grifo arreglado, vuelve a colocar todas las piezas y ajusta la posición del grifo. Debería funcionar con normalidad, sin goteos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *